Anik: iniciativa con nombre de mujer

Muchos son los autores que están de acuerdo en que aún no existe una definición unánime sobre lo que es la persona emprendedora y sobre cuáles son sus características. Ahora bien, personalmente no me cabe la menor duda de que una de esas características es la iniciativa. Pero, ¿cómo la entendemos? ¿qué es eso de “tener iniciativa”?

Hoy, además de una pequeña reflexión sobre lo que yo considero por iniciativa, os traigo el ejemplo de una nueva P.E. que creo que recoge algunas de las características que están detrás de esta palabra. Os doy una pista, es mujer. ¿Te atreves a dar un nombre?

Antes de presentaros a la protagonista del post de esta semana dejadme que os diga qué entiendo yo por iniciativa. Para mí, la iniciativa puede considerarse sinónimo de impulso, optimismo, actividad, energía, empuje, determinación o decisión, y puede ser entendido como la capacidad que predispone a la persona a:

  • dar un paso adelante (comenzar “algo”),
  • emprender diversas acciones,
  • iniciar tareas que “se han de hacer” pero que nadie se anima a hacerlas,
  • arriesgarse a hacer algo en lo que se cree,
  • tener ideas y llevarlas a cabo,
  • detectar necesidades,
  • identificar, crear y/o aprovechar oportunidades,
  • buscar soluciones a problemas y/u obstáculos que podamos encontrar,
  • tener una actitud proactiva ante la vida y las situaciones que le rodean,
  • auto-motivarse, auto-gestionarse y ser responsable de su propio trabajo,
  • ser consecuente con las acciones llevadas a cabo y sus consecuencias,

Pero, además, yo creo que tener iniciativa supone, entre otros, salirse de la norma, ser creativo E innovar, y tomar decisiones y comprometerse con ellas, eso sí, sin dejar de ser flexible en nuestra manera de hacer y dándonos la posibilidad de “mirar más allá” de nuestros propios objetivos. Y es que, si bien tener iniciativa es necesario para toda persona, sea ésta reconocida o no como emprendedora, es aún más importante, primordial diría yo, si nos referimos a la P.E., ¿no creéis?

Dicho esto, hoy, os traigo, un claro ejemplo de una persona con iniciativa, una persona que ha comenzado su aventura emprendedora hace menos de un año. Su nombre es Elixabete Arruti y su marca Anik. Madre de una niña (Ane-AN) y de un niño (Iker-IK) y en quienes se ha apoyado para crear el nombre de su marca, Elixabete nos está demostrando que se puede emprender siendo mujer, cumplidos los 40 y siendo madre (y ejerciendo como tal).

Desde que acabara sus estudios en Ingeniería Informática en la Universidad de Deusto en el 2000, Elixabete se ha dedicado al mundo de la informática durante toda su vida laboral. Fue nada más acabar sus estudios cuando tuvo que poner rumbo a Roma para trabajar en lo que se había formado, dejando atrás a su familia y a su querido Athletic de Bilbao. 16 años después, tras varios desencuentros profesionales, Elixabete decidió dar el salto y embarcarse en una aventura que hoy en día va tomando cada vez más forma.

Lo cierto es que en ocasiones hay que tomar decisiones arriesgadas y eso es lo que hizo nuestra protagonista el año pasado.

Elixabete ya pintaba maneras desde que era una niña. Era una de esas personas que sabía un poco de todo (en eso aún no ha cambiado), inquieta, comprometida con lo que creía, creativa, innovadora, detallista, curiosa, observadora, perseverante (a veces, demasiado), responsable, muy sensible y con mucha iniciativa, siempre dispuesta a poner la guinda al pastel, a tener esas palabras bonitas que hacen falta para cerrar una fiesta o esa guitarra para animarla.

Hace unos meses, en un encuentro celebrado en Lerma de manos de Met Community, Elixabete recibió el empujón que necesitaba para creerse que lo que andaba ya dando vueltas en su cabeza era posible. Yo no me cansaré de repetir que NOTHING IS IMPOSSIBLE! Para lograr en lo que crees sólo se necesita esfuerzo, trabajo, creer en lo que a una le apasiona y crearlo. Eso sí, siendo consciente de tus propias capacidades y de tus posibilidades y equilibrando muy bien tu vida personal y profesional. Ese es el gran reto de Elixabete en este momento. Porque nadie dijo que ser emprendedor sea un camino de rosas.

En su primera etapa de creación de negocio, Elixabete se ha lanzado al mundo del emprendimiento con la propuesta de unos complementos de moda esenciales para la mujer y cada vez más, también para el hombre. Y aunque ya ha introducido complementos para niños (de alguna manera ellos fueron los que le inspiraron en un primer momento), no me extrañaría nada que ya estuviera diseñando algo para los hombres, ¿es así, Eli?.

Entre las propuestas que más aceptación están teniendo destacan:

  • los Maxi bag, ideales para las madres de toda la vida, esas que llevan todo y más en su bolso (“la bolsita de maquillaje, el pintalabios, el botellín de agua, el libro, el móvil, la batería, la tablet, el cargador, los kleenex, las toallitas húmedas de los enanos, los “clicks”, el osito, los baberos, las llaves del coche, las de casa, los gorros, las bufandas o los doscientos “porsiacaso””, como nos señala su creadora),
  • los working clutch para las mujeres que, además de su bolso con “justo” lo indispensable, acaban entre sus brazos con más bolsas que si tuvieran que mudarse de casa cada vez que salen de ella,
  • los bag to bag o cambia bolsos, esas bolsas de tamaño adecuado para meter en ellas todos los indispensables y poderlas cambiar de bolso a bolso en un tic tac,
  • las bolsas para informes, carpetas, libros, partituras incluso el portátil,
  • las mochilas-saco, para las más jóvenes y no tanto,
  • los cuellos calentitos, sobre todo para estar más abrigados durante el frío invierno,
  • las bolsas para la guardería,
  • y algún modelo más.

Lo mejor de todo es que están hechos a mano, con todo el mimo del mundo, con materiales que no pesan y a un precio fantástico. Y tú, ¿quieres tener tu Anik? Sólo tienes que pinchar en el siguiente link y ponerte en contacto con Elixabete. Ella te está esperando y aunque su trabajo le llevó a fijar su residencia en Madrid, Bilbao tira mucho y todos los meses podemos encontrarnos a esta emprendedora por las calles de Bilbao. Ya ha habido dos showrooms en Bilbao estas Navidades, no puedes perderte el próximo.

Yo sólo te puedo decir, Eli, que es un gusto que seas parte de esta familia de P.E. y que si bien el camino al éxito (entendido éste como “la realización progresiva de un sueño”) es costoso, las persona que te vas a encontrar en el mismo y las satisfacciones que vas a experimentar (vengan éstas cuando vengan) seguro que te merecen la pena. Nosotras, por nuestra parte, ya formamos parte de otra gran familia, la de los Arruti, en la que parece que el emprendimiento se lleva en la sangre, ¿verdad? Muxu haundi bat eta Gora Bihotza!

Para ponerte en contacto con ella puedes escribirle a: anik.bags@gmail.com

Hoy os animo a que no dejéis de dar el paso y a que seáis los primeros en emprender nuevas acciones en vuestra vida, personal o profesional.

Feliz semana a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *