¿Conoces tú a la P.E. que estoy buscando?

file0002087321231La primera vez que me hablaron seriamente de emprendimiento, tengo que confesar que el término no me fue muy familiar. Os hablo del año 92, el año en el que se celebraron los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla. Pero también el año en el que finalizaba mis estudios de Pedagogía y de Experto en Educación del Ocio en la Universidad de Deusto. Entonces unos compañeros del Diploma y yo montamos nuestra primera empresa Goizalde. Ocio y Tercera Edad. La empresa creció, sí, pero fue gracias a los esfuerzos de mis compañeros pues yo me decanté por el mundo académico.  Quién me iba a decir a mi que casi 14 años después iba a volver a salir de mi zona de confort.  Esta vez para poner en marcha una magnífica iniciativa, un programa para fomentar el espíritu emprendedor entre alumnos universitarios denominado Ingenio que me iba a cambiar mi forma de ver la vida y de enfrentarme a ella. Es entonces cuando empiezo a conocer a las P.E.

ships (1)Hoy, 23 años después de aquél 1992 vuelvo a agradecer a la persona que me abrió los ojos y me hizo salir de mi zona de confort y empezar una nueva aventura.

Porque reconozco que ponerme al frente de dicho programa fue una de las grandes oportunidades que me deparaba el futuro. Porque Ingenio me hizo abrir los ojos y entender que emprender es mucho más que montar un negocio, una start-up o una spin-off, emprender tiene que ver fundamentalmente con las PERSONAS. Porque os aseguro que para mi, haber investigado, analizado, reflexionado y, en definitiva, aprendido sobre la Persona Emprendedora (P.E.) , su formación, sus competencias y sus características ha sido y es hoy en día algo básico en mi crecimiento personal y profesional.

Y, sinceramente, creo que hay muchas más P.E. a nuestro alrededor de lo que nos imaginamos. Porque para mi una persona emprendedora es alguien que es observadora, curiosa, inquieta, con iniciativa, que le gustan los retos, que pone ilusión en lo que hace porque le gusta lo que hace, que persevera para conseguir sus objetivos (esos que le llevarán a cumplir sus sueños), que se afana en hacer bien su trabajo (sobre el que aprende constantemente), que está dispuesta a esforzarse un poco más cada día y, entre otros, que es consciente de que recorrer los mismos caminos todos los días no le llevará a descubrir nuevos lugares, personas o iniciativas.

Y estoy convencida de que si miramos con atención a nuestro alrededor seguro que nos encontramos con más de una P.E. en nuestra familia, entre nuestros vecinos, nuestros compañeros/as de trabajo, nuestros/as amigos/as, nuestros proveedores/as, nuestros/as estudiantes, etc.

IMG_20150130_190534Yo esta semana me he encontrado a Angelita, una mujer de 78 años con una gran vitalidad y que representa muchas de las características de la P.E.: es curiosa, observadora, valiente, ha salido de su zona de confort, es capaz de cambiar de paradigma, le gusta lo que hace y disfruta haciéndolo, en definitiva, SE MUEVE (y no precisamente al ritmo de los demás), porque la vida todavía se lo permite.

Y si bien el post de hoy va dedicado a ella, soy consciente (porque las he conocido y las tengo muy cerquita) de que como Angelita hay muchas más P.E. anónimas que cada día nos dan los buenos días con una sonrisa; piensan en cómo cambiar el mundo (nuestros mundos) a uno mejor, más saludable y con menos sufrimiento; dedican muchas horas a pensar de una manera más creativa e innovadora; y, en definitiva, se enfrentan cada día a sus miedos y a muchos obstáculos que se van encontrando en sus caminos con el objetivo de hacer felices a los demás, de la manera más adecuada posible y desde múltiples perspectivas y profesiones.

Y porque creo firmemente que ser emprendedor/a no tiene edad y es tan sólo cuestión de actitud, os reto a que contestéis a este post con un nombre, el de aquella persona a la que tú le pondrías la “etiqueta” P.E.

¿Conoces tú a la P.E. que estoy buscando?

Disfrutad de la semana y no os olvidéis que todos/as llevamos una P.E. dentro. Es tan sólo cuestión de ponernos manos  a la obra.

* No te olvides que si te interesa recibir semanalmente reflexiones como estas, tan sólo tienes que facilitarnos tu email en la columna de la derecha arriba.

2 comentarios en “¿Conoces tú a la P.E. que estoy buscando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *