Una mujer en busca de sentido

Estas vacaciones de Semana Santa han sido muy especiales para mí por muchos motivos. Lo cierto es que necesitaba descansar y coger mucha fuerza y energía después de un semestre y, sobre todo, de unas últimas semanas cargadas de mucho trabajo (más del esperado), emociones inesperadas (esas que a mí personalmente no me agradan) y proyectos apasionantes e irresistibles por lo que tienen de estimulantes, como es el caso de EIPTE o la organización de las VIII Jornada Universitaria de Innovación y Calidad. Todo ello unido al día a día han hecho que el comienzo de año haya sido más duro de lo que creía, por lo que, este periodo me ha venido bien para relajarme, pensar, re-pensar y tomar decisiones.

Tengo que confesaron que, entre otros eventos, hubo uno de carácter internacional celebrado en Bilbao al que me invitaron hace unas semanas y que me dio qué pensar. Me refiero a la conferencia Reflect & React: Discrimination of Women at Work (Reflexiona y reacciona: discriminación de la mujer en el trabajo) que se celebró el 23 de marzo en la Escuela de Ingeniería de Bilbao de la Universidad del País Vasco, organizada por la sede en Bilbao de la AEGEE (Association des États Généraux des Étudiants de l’Europe) y el Grupo de Trabajo de Igualdad de Derechos de AEGEE-Europa.

La AEGEE es la asociación interdisciplinar de estudiantes más grande de Europa, de carácter voluntario y sin ánimo de lucro. Cuenta con 15.000 miembros en 42 países de toda Europa, repartidos por las 230 ciudades universitarias donde AEGEE tiene sede.

Además, tiene el apoyo de la Comisión Europea y un estatus consultivo en el Consejo de Europa y las Naciones Unidas. Es miembro del Fórum Europeo de Juventud (European Youth Forum) y ha cooperado con la UNESCO en proyectos internacionales.

Recibí la invitación con agrado y, a la vez, como un reto. Agradecida de que hubieran contactado conmigo y de que mi compañera de escenario fuera Miren Lauzirika, de EmakumeEkin, pues me daba cierta seguridad y tranquilidad. Y es que Quique y Viola, dos de los organizadores del evento nos confirmaron que nuestra doble tarea-reto era el siguiente:

  • Contar lo que significa ser mujer en el mundo laboral actualmente, a través de nuestra experiencia profesional como mujeres de éxito (¡vaya halago!), y mostrar a los participantes que las mujeres también podemos participar en una amplia variedad de profesiones y tomar la iniciativa en nuestras carreras profesionales. Esta era la tarea.
  • Inspirar a la audiencia y estimular un debate sobre los obstáculos, pero también las posibilidades que tenemos las mujeres en el desarrollo de nuestra propia carrera profesional. Este era el gran reto.

En definitiva, una sesión interactiva con unos 40 a 50 jóvenes internacionales venidos de distintos países e interesados en este tema. Para que luego digan de los jóvenes.

Preparar esta sesión fue, en sí mismo, un reto para mí, pues, además de pensar en mi persona, en cómo soy y he sido, en cómo me podría definir, y en mis puntos débiles y fuertes, tuve que hacer un recorrido de mis casi 25 años de experiencia en el mundo laboral y, por tanto, de:

  • mis inicios en la Universidad de Deusto,
  • mi recorrido por el mundo académico,
  • mis muchas ilusiones puestas en mi carrera como docente,
  • algún que otro desengaño y trabajo frustrado,
  • las grandes personas con las que me he ido encontrando,
  • los amigos que he hecho en el camino,
  • los grandes colegas con lo que puedo contar,
  • las personas tóxicas con las que me he encontrado,
  • las envidias experimentadas y gracias a las cuales he aprendido,
  • los momentos de bajón pero también de subidón,
  • los proyectos en los que he podido tomar parte,
  • lo que significa trabajar,
  • lo que es trabajar sin, mejor, esperar nada a cambio,
  • lo que significa que otras personas se lleven tus reconocimientos,
  • las muchas satisfacciones recibidas,
  • los agradecimientos inesperados,
  • los disgustos injustos,
  • los trabajos bien hechos y los que aún quedan por hacer,
  • el tiempo regalado y, a veces, mal invertido e incluso gastado,
  • los proyectos en los que apostar merece la pena,
  • Y DE LO MUCHO QUE AÚN ME QUEDA POR HACER, DISFRUTAR, REGALAR Y VIVIR.

Reflect and react me ha ayudado a darme cuenta de que aún me queda muuuuucho por hacer, de que tengo que seguir creyendo en mí como persona y docente emprendedora, de apoyar a todas las P.E. que pueda, ah, y empezar a decir NO, que la perfección no es el mejor camino a seguir y que el tiempo del que disponemos es el mismo para todos.

Os dejo el resumen del evento que me ha enviado Viola.

Buena semana para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *