LA CASA ROJA: UN CLARO EJEMPLO DE EMPRENDIMIENTO SOCIAL Y SOLIDARIO

No será hoy la primera ni la última vez que os hablé sobre algún caso de emprendimiento social. Una de las razones principales por lo que lo hago es por el fin que iniciativas que se enmarcan en este tipo de emprendimiento persiguen. Y es que si algo identifica al emprendimiento social es que, entre otros, está orientado a la creación de valor social o medioambiental sostenible a través de la propuesta de nuevos retos y oportunidades que provoquen, a su vez, un impacto en la sociedad, especialmente en colectivos en exclusión social o desatendidos por las instituciones sociales y económicas convencionales.

Hoy os traigo un ejemplo de ello: La Casa Roja. ¿Os animáis?

En el año 2005 surge el proyecto Ugasko dirigido a “personas inmigrantes en situación de exclusión social, que se encuentran en situación irregular, carecen de trabajo y lugar de residencia y no tienen medios para procurarse alojamiento y un mínimo de bienes alimenticios.”

Se trata de un proyecto con un objetivo eminentemente social y solidario cuyo eje central es la persona inmigrante. Es un proyecto que sigue adelante gracias al trabajo de muchas personas y algunas entidades que, de forma desinteresada, aportan su granito de arena para que otras personas puedan vivir con dignidad. Entre dichas personas y entidades están las siguientes: voluntarios de la Asociación Ugasko, la Compañía de Jesús, estudiantes de la Universidad de Deusto, el Banco de Alimentos de Bizkaia, la Fundación Víctor Tapia-Dolores Sáez, la BBK y un grupo de particulares quienes, de forma anónima, también hacen posible que el proyecto Ugasko siga vivo más de 10 años después de su inauguración.

Es preciso señalar que entre los servicios que ofrece la Asociación Ugasko destacan los siguientes:

  • la formación integral y personalizada que facilite el acceso al mercado laboral y a una vida autónoma e independiente de las personas inmigrantes;
  • unas prácticas laborales como albañilería, pintura, electricidad, fontanería o carpintería, que contribuyen no sólo al mantenimiento de la vivienda sino a la formación técnica de las personas inmigrantes;
  • la familiarización con los hábitos culturales y laborales, así como con las costumbres y sistema de valores propios de nuestro entorno.

Pues bien, el proyecto que hoy os presento se desarrolla en una vivienda situada en Deusto, cerca de la Universidad de Deusto, concretamente en Camino de Ugasko, 10. Su nombre: La Casa Roja.

Pero, ¿de dónde surge el nombre y el proyecto?

El nombre del proyecto fue elegido en el año 2015 por un grupo de estudiantes del doble gado en Administración y Dirección de Empresas + Ingeniería en Tecnologías Industriales de la Universidad de Deusto. Entonces los estudiantes se encontraban preparando su proyecto de empresa, su trabajo fin de grado, y decidieron ponerle por nombre “La Casa Roja”. Ahí empezó todo. Se trataba de diseñar “el plan de negocio de una empresa dedicada a las reparaciones y pequeñas reformas que ofrecería una cartera de servicios que abarcaría desde la electricidad y fontanería hasta la jardinería y servicios de limpieza.” Así es como Agurtzane, Joana y Carmelo empezaron a dar forma a La Casa Roja.

Si queréis saber un poco más sobre cómo surge esta iniciativa de emprendimiento, os invito a que leáis el post escrito en el blog Te quiero marketing por mi compañera de la Universidad de Deusto Almudena Eizaguirre.

Yo hoy quisiera subrayar tres ideas: por una parte, el trabajo que la Asociación Ugasko lleva a cabo con las personas inmigrantes, por otra, la iniciativa emprendedora social que, gracias a los estudiantes de la Universidad de Deusto, se ha hecho realidad, y, finalmente, el hecho de que el emprendimiento social y solidario es, igualmente, una realidad en una sociedad tan competitiva como la nuestra y que parece que, en ocasiones, olvida que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos, aunque no siempre se nos reconozcan.

¿Quiénes son las personas que están detrás de La Casa Roja?

Se trata de un equipo de profesionales cualificados y con experiencia en el sector que ofrecen un servicio muy cuidado con el fin lograr resultados satisfactorios para clientes satisfechos. Para ello, ofrecen atención personalizada y asesoramiento técnico en todo momento.

Y lo más importante, La Casa Roja aporta valor, porque se compromete socialmente. Ese compromiso social se refleja en que desde ella, con la Asociación Ugasko como promotora principal de esta idea, se encargan de formar y dar oportunidades laborales a personas inmigrantes como una vía de integración social.

No quiero acabar el post de hoy sin presentaros algunos de los servicios que ofrecen, que los podéis ver en su web, así como la forma de contactar con ellos:

SERVICIOS QUE OFRECEN

PINTURA

JARDINERÍAARREGLOS HOGAR
Pintura exterior.

Barnizados.

Papeles pintados.

Lisos y lacados

Diseño y realización de jardines.

Colocación de riegos automáticos.

Construcción de estanques.

Colocación de cierres de fincas.

Realización de podas.

Mantenimiento de jardines.

Colocación de lámparas.

Sustitución de interruptores.

Cambios de cinta de persianas.

Colocación de cuadros, espejos, baldas…

Montajes de muebles de Ikea.

Recolocación de muebles.

Arreglos de cajones, manillas, cierres de armarios.

Colocación de brezos en balcones.

 

PARA CONTACTAR CON ELLOS puedes hacerlo llamando al teléfono 608 794 312 o escribiéndoles a hablamos@casaroja.red

Pide tu presupuesto sin compromiso y contribuye al emprendimiento social y solidario.

Así acaba el post, que no nuestro compromiso con el emprendimiento, las personas, sean estas del color que sean, y el bien común.

Feliz semana a todos y todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *