CAMELIA RIOS: una nueva manera de acercarse a la arquitectura

En septiembre de 2002, Camelia, nuestra protagonista del post de hoy, tomó una de las decisiones más difíciles de su vida: emigrar a otro país. Pasados unos años, en el 2012, se le planteó otro cambio importante en su vida, esta vez en la laboral y mucho menos traumática que la primera, pero que también le supuso volver a salir de su zona de confort: dejar un trabajo por cuenta ajena en el que llevaba 11 años trabajando y dar el salto al mundo del emprendimiento, creando su propia empresa. Hoy tengo el gusto de presentaros a Camelia Ríos, una joya de persona a quien tuve el gusto de conocer el pasado mes de noviembre de 2017.   

Camelia Ríos es una arquitecta venezolana con raíces españolas que en uno de sus mejores momentos personal y profesional tuvo que emigrar del país que le vio nacer, de la misma manera que tuvieron que hacerlo sus padres cuando les “tocó” emigrar desde España a Venezuela. En el caso de Camelia fue un secuestro fallido a punta de pistola lo que hizo que tomara la difícil decisión de emigrar a España. Gracias a su doble nacionalidad, su trabajo y profesionalidad y sobre todo, a la complicidad y comprensión de su pareja (actual marido y padre de sus dos hijos), Camelia, que acababa de tener a su primera hija hacía menos de 3 meses, se vino a Madrid a comenzar una nueva vida, eso sí, con una oferta de trabajo en su área muy interesante.

Desgraciadamente, tras pasar por una experiencia laboral también traumática y después de decir adiós a 9 meses de trabajo en “la capital”, a Camelia le surge la oportunidad de re-comenzar de nuevo su vida, esta vez en Oviedo, lugar en el que reside actualmente. Los 3 años de prueba que se dieron para aclimatarse y ver si la vida les deparaba un futuro como el que se merecían y para el que se habían formado, se han convertido en 16 años. Hoy, nuestra mujer emprendedora, puede presumir de trabajar en algo que le apasiona, la combinación de la arquitectura y el mundo de las joyas, y de hacerlo rodeada de su familia, a la que ha conseguido volver a reunir en España.

Camelia ha sido profesora universitaria, ha trabajado como arquitecta en un estudio de arquitectura, como diseñadora de muebles, como interiorista y ha creado su propia empresa “CAMELIA RIOS”. Me atrevo a decir que éste es, por el momento, el proyecto más importante de su vida profesional, no sólo por la pasión que desprende a través de sus obras (unas joyas que no te dejarán indiferente), sino porque ha conseguido canalizar todos sus conocimientos, formación y habilidades que tiene y ha desarrollado como arquitecta en un arte que poco tiene que enviar a otros artistas del mundo de la moda y del diseño en general.

Ah, y también porque, como ella misma me decía hace unos días:

“Los sueños, cuando se siguen y se persiguen, se consiguen.”

Ser primera de promoción, (no entiendo por qué lo dice con “la boca pequeña”), hizo que pronto se pusiera a trabajar y pudiera demostrar su talento y sus habilidades en el mundo de la arquitectura. Lástima que un futuro prometedor se viera truncado – por un tiempo- por un episodio muy desagradable que nadie debiéramos vivir y que hizo que Camelia tuviera que empezar casi de cero en un país en el que ser “inmigrante” hace 16 años era considerado un estigma.

Creo no equivocarme cuando defino a Camelia como una mujer valiente donde las haya, decidida, trabajadora, constante, muy perseverante, innovadora, creativa, apasionada de su trabajo y siempre esforzándose al máximo.

Las piezas que crea son únicas, realizadas con materiales nobles e inspiradas en proyectos de arquitectura. La plata, la piel, el asta de toro, el bronce-bañado en oro-, el hueso, la madera de ébano o las piedras semipreciosas son algunos de los materiales con los que Camelia trabaja, dejándose el alma y sus manos en cada una de sus creaciones. Son muchas horas de trabajo las que esta artista dedica a “tallar” y “tejer” sus piezas con la intención de que las mujeres que tenemos un estilo propio y diferente estemos encantadas de adquirirlas para lucirlas en nuestro día a día o en eventos exclusivos.

Esta mujer emprendedora ha paseado sus obras por ciudades como Barcelona, Madrid, San Sebastián, Marbella y, como no, Bilbao. Ha colaborado con grandes diseñadores de moda y ha expuesto en ferias, desfiles y eventos del sector de la moda. Y no han sido pocos los arquitectos que se han acercado a contemplar su obra, porque así es, ¡ser arquitecto da para mucho!

Hoy en día sus creaciones se exponen en galerías de arte y se venden en Europa y en América.

Y porque en este caso una imagen NO vale más que mil palabras, pero abre el apetito y nos deja con las ganas, te animo a que además de disfrutar de sus colecciones en su página web, si tienes oportunidad de conocer a Camelia y sus joyas, no la pierdas. Ella estará en San Sebastián en Semana Santa.

Ah, y si quieres contactar con ella, te paso sus datos:

Sed felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *