URBEGI… mucho más que un grupo empresarial

showcase3Un 27 de octubre de 2010, hace ya 5 años tuve el gusto de conocer a Pablo Ocaña y de compartir una sesión con él gracias al programa de emprendimiento de la Fundación Deusto Ingenio, del que os he hablado en más de una ocasión. En ese momento, Pablo nos ofreció su apoyo y colaboración, y nos animó en nuestra aventura emprendedora. No me cansaré de reconocer que coordinar los programas Ingenio y Ekin-It, ambos orientados al desarrollo de la persona emprendedora, ha significado para mi mucho más que un trabajo. La alegría, ilusión, ganas de avanzar, innovar y crear de los participantes de ambos programas y de sus colaboradores me hicieron ver que había otra manera de entender la vida, y Pablo fue, sin duda, un ejemplo de ello. Pero, ¿por qué hablar hoy de Pablo Ocaña? Te animo a que sigas leyendo para descubrirlo. 

IMG_20151008_120909Hace un par de semanas, el pasado 8 de octubre, pude asistir a la presentación del libro “Urbegi. Un proyecto empresarial con vocación social” organizado por Deusto Business Alumni en la Universidad de Deusto.

La presentación del libro contó con la participación, entre otros, de Cristina Iturrioz, Vicerrectora de Investigación y Transferencia de la Universidad de Deusto y Guillermo Dorronsoro, Decano de Deusto Business School, así como de Unai Rementeria, Diputado General de Bizkaia. Pero ese día, los protagonistas eran otros: Pablo Ocaña y Javier Larrañaga, ambos socios fundadores del Grupo Urbegi. A los dos los conocí en octubre de 2010 y con ellos pude compartir entonces sus reflexiones sobre sus primeros más de 5 años de andadura en el Grupo Urbegi.

UrbegiDel libro os diré que no es un libro al uso lleno de datos y estadísticas, sino un “relato empresaria singular”, una manera distinta de plasmar en unas páginas la historia de un caso real, de un Grupo empresarial (humano), de una iniciativa emprendedora y de una experiencia vital cargada de emociones (y muchos valores). En palabras de Pablo, el libro tiene intención de servir de aliciente y de ayuda para inspirar la colaboración con personas y, por qué no, de sensibilizar sobre el valor de las personas. No en vano, el libro cuenta la experiencia vital de un grupo empresarial multidisciplinar y diversificado que hoy en día lo conforman más de 400 personas. Es un libro que, como nos contaba Javier Larrañaga durante la presentación, cuenta la historia de 5 ciudadanos (más trabajadores que empresarios) con un sueño (un sueño que se ha hecho realidad). 5 personas con una trayectoria humilde que, sin perder la sencillez, dejaron a un lado el confort para comenzar una aventura que se las veía difícil… una aventura emprendedora.

Este “libro” es, para Unai Rementeria, un tesoro, un libro de vivencias, de 13 años de experiencias, buenas y malas, una guía no sólo para la empresa sino para la vida. Un libro que está lleno de valores que está dirigido a una sociedad que queremos que sea mejor.

El libro muestra, entre otros, el modelo de gestión en el que se sustenta Urbegi: un modelo diferente que no impulsa a un emprendedor estrella sino a un equipo estrella; al que le importa lo internacional  pero ya que se trata de un Grupo local, apuesta por “lo local”; un Grupo orientado al cliente; con resultados a largo plazo; que apuesta por el éxito de muchos; y en el que priman los indicadores sociales, y no sólo los números.

PabloDe Pablo destaco sus competencias, pero, sobre todo, sus valores (muchos de los cuales, si no todos, se reflejan en Urbegi y, por supuesto, en el libro): alegría, sentido del humor, humildad, serenidad, fiabilidad, entusiasmo, creatividad, flexibilidad, respeto, gratitud, compromiso con las personas, confianza, sentido social, sentido de pertenencia, solidaridad, automotivación, lealtad al equipo, empatía, comprensión, valentía, autocontrol (riesgo controlado), capacidad para adaptarse y asumir riesgos, optimismo, orgullo, tenacidad, esfuerzo, pasión, libertad, responsabilidad, auto-exigencia, coherencia, justicia, reconocimiento, superación, amistad, colaboración, ambición, escucha e unión. Yo he subrayado unos cuantos, los que desde el principio me llamaron la atención en Pablo.

Acabo con una frase que destaco del libro: “Tenemos claro que queremos personas felices en la organización. Y si además podemos hacer amigos, mejor.” Porque, ¿a quién no le gustaría ser parte de una organización de este tipo? A mí, sí, sin duda.

Gracias, Pablo, Javier y todos aquellos que conformáis el grupo Urbegi, por acercarnos más a vuestra “historia” y por hacer posible una organización distinta, donde el aspecto social prima por encima de todo. Ya era hora de que alguien escribiera no sólo sobre la organización y la importancia de los números, los productos y los resultados, sino sobre quién lo hace posible y la manera en la que todo ello es posible: las personas, los valores y las vivencias.

¡Va por vosotros!

Disfrutad de la semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *