EL ORGULLO DE SER PARTE DE LA MAREA NARANJA

El 10 de febrero de 2018 todo tenía que estar preparado para dar la bienvenida a los equipos y disfrutar de un largo día rodeados de niños, niñas y adolescentes dispuestos a darlo todo: la escaleta, las 8 salas, los materiales para las pruebas de valores, las rúbricas del proyecto científico, el diseño del robot y los valores FLL, los proyectores, las contraseñas de la wifi, el software para introducir las puntuaciones, los bocatas, las mesas del PIT, las mesas del escenario, los desayunos, las camisetas, las credenciales y un largo etcétera que muchos de nosotros desconocemos. La cuestión es que el 10 de febrero llegó y todo estaba preparado para acoger al mayor torneo FLL celebrado en España hasta la fecha.

¿Te apetece saber un poco más?

En el año 2009/2010 la Agencia Vasca de la Innovación – Innobasque organizó la primera edición de FIRST LEGO league Euskadi en colaboración con Euskaltel. Entonces apostaron por un programa internacional basado en la metodología del ABP o aprendizaje basado en proyectos, una de las más laureadas y aclamadas durante los últimos años en entornos educativos. Entonces, 18 fueron los equipos que tomaron parte en el torneo. Casi 10 años después, en el torneo celebrado el pasado 10 de febrero en el Palacio de Congresos Europa (Vitoria-Gasteiz), la novena edición del torneo FLL Euskadi acogió a 71 equipos de niños, niñas y jóvenes de edades comprendidas entre los 6 y los 16 años. Todo un reto, además de un regalo, superado de forma satisfactoria gracias, entre otros a los 200 voluntarios que de manera desinteresada participaron en la misma.

Te animo a que veas el siguiente vídeo para entender un poco mejor a lo que me refiero:

Y a que veas las fotos del evento.

Hoy en día, la FIRST LEGO League (FLL) es considerada un programa educativo internacional que es vivido por sus participantes como una experiencia de aprendizaje grupal, emocionante e inspiradora. Y es que la FLL hace uso de desafíos temáticos para atraer e involucrar a los centros educativos y estudiantes en la investigación, la resolución de problemas y el acercamiento al mundo de la ciencia mientras se trabaja a través del método científico y se promueven los Valores FLL, es decir:

  • La inspiración entendida como el descubrimiento, el espíritu de equipo reflejado en el entusiasmo y la diversión que los equipos transmiten, y la integración o adaptación a la vida diaria de los valores FLL.
  • El trabajo en equipo que destaca por ser eficaz, efectivo y responsable (autónomo).
  • El Gracious professionalism o cortesía profesional, entendida esta como la inclusión, consideración y apreciación de las contribuciones (ideas y habilidades) de todos los miembros del equipo, su respeto y valoración, y la coopertición, es decir, la muestra de una competencia amistosa y la cooperación con los demás miembros del equipo y el resto de los participantes de la FLL.

Si bien el día del torneo era muy importante dejar patente que los protagonistas y pilar del mismo eran los niños, las niñas y los jóvenes participantes (enhorabuena a todos y felicidades a los premiados), hoy quisiera destacar otro de los grandes protagonistas del torneo: los voluntarios, es decir, las 200 personas (profesionales de la ingeniería, la investigación, estudiantes de secundaria y universitarios), entre los que se encontraban más de 25 menores de 18 años. Todo un lujo para un evento de las características de la FLL.

El día del torneo se palpaba la tensión, los nervios y la incertidumbre de si estaríamos o no a la altura de las circunstancias, pero también la ilusión, las ganas de divertirse y aprender, y, por supuesto, también el orgullo de volver a vestir la camiseta que nos identifica como voluntarios de un torneo que algunos seguimos repitiendo año tras año. Por algo será, ¿no?

Cuando hace unas semanas nos reunimos en una de las sesiones formativas, reconozco que sentí un cosquilleo especial en el estómago cuando Esti León, responsable del torneo e Itzi Uribe, responsable de voluntariado, nos señalaban como los “estandartes de los valores de la FLL”. ¡Vaya responsabilidad! Entonces te das cuenta de que ser voluntario no es “sólo” leer un manual y estar el día del torneo, sino que significa mucho más, se trata de:

  • Comprometerse con la misión FLL.
  • Inspirar a los participantes.
  • Exhibir cortesía profesional.
  • Actuar con responsabilidad.
  • Interactuar positivamente.
  • Prestar atención al otro (escucharle y valorar su opinión).
  • Respetar a todas las personas.
  • Mostrar pasión y entusiasmo.
  • Asegurar la seguridad de los participantes.
  • Reportar cualquier comportamiento inadecuado.
  • Divertirse.

Y sí, lo hacemos, todos y cada uno de los voluntarios del torneo, que no somos pocos, desde nuestros distintos roles:

  • Referees (árbitro), controlando el juego de robots.
  • Judges (juez), valorando el trabajo de los equipos y decidiendo los premios.
  • Floaters, acompañando a los equipos durante el torneo para asegurarse de que lleguen a tiempo y se diviertan durante todo el día.
  • Scientists (científicos), felicitando el trabajo y los logros de los equipos FLL Junior.
  • Timekeeper & Scorekeeper, controlando el software del juego de mesa y el tiempo de las partidas.
  • Field, PIT & Queue volunteers, controlando los espacios del torneo para garantizar que los equipos disfruten de todo el proceso.

Quiero aprovechar este post para volver a compartir con vosotros una reflexión que hacía hace unos meses sobre lo que significa ser voluntario en la FLL y que volvería a repetir hoy mismo:

“Participar activamente como voluntaria en FLL Euskadi significa mucho para mí y es, sin duda alguna, uno de esos acontecimientos del año que espero con ganas. Es un día de estar subiendo y bajando escaleras, correr de un lado a otro y atender a unas cuantas peticiones y personas para que todo salga como se ha programado. Pero, ante todo, es un día de reencuentros, de reconocimiento a la tarea bien hecha, de compartir un trabajo que ha llevado muchos meses de preparación, y, sobre todo, es un día de ilusiones y esfuerzo que, por fin, se ven recompensados. Haberme dado la oportunidad de ser voluntaria en un evento como FLL Euskadi es, ante todo, estar agradecida por la confianza depositada en mí y por darme la oportunidad de formar parte de un evento en el que los y las jóvenes y sus ideas son las grandes protagonistas de la jornada. Pero quizá, para mí, lo más importante de ser voluntaria en la FLL significa poder estar en contacto con personas (niños, niñas y jóvenes) creativas, innovadoras, valientes, positivas, que se esfuerzan día a día y que tienen una actitud emprendedora, esa que es necesaria para enfrentarse al futuro con alegría, energía y muchas ganas de seguir adelante mientras se apuesta por la ciencia y la tecnología”.

Esti, Itzi, Koldo, Dani, David, EnekoS, Álvaro, Adolfo, Irantzu, Iraide, MLuz, Jessica, Carlos, Elena, Maite, Patrick, Nora, Marta, Naiara, Unai, Miren, Alba, Idoya, Montse, Blanca, Mariana, Olatz, Pedro, Leire, Genma, Héctor, Lorena, Angela, Iker, Mikel, Javi, Joseba, Zaloa y resto de voluntarios (los que pudisteis y los que no pudisteis venir por distintos motivos), espero volver a veros, como muy tarde, el próximo año en la FLL 2019. ¡Celebraremos 10 años!

Os deseo una semana cargada de sonrisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *