Las claves del liderazgo también son para la persona emprendedora

En el curso 1993-94, nada más acabar mis estudios en Pedagogía y un diploma en Educación de Ocio, me presenté a la beca Young Leaders Fellowship de la entonces Fundación Ryoichi Sasakawa. El objetivo era realizar un proyecto de investigación que me permitiera sentar las bases de lo que sería mi futura tesis doctoral mientras empezaba a trabajar en el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto, fundado en el año 1988 en el seno de la también entonces Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación. Ahí empezó un largo camino que aún no ha acabado, soy muy consciente de ello, y que hizo que hoy siga trabajando en la Facultad de Psicología y Educación de la Universidad de Deusto desarrollando al menos 2 de mis grandes pasiones, la docencia, con todo lo que ello implica, y la promoción del emprendimiento, la persona emprendedora -sobre todo la teacherpreneur– y su formación.

No creáis que el post de hoy va sobre mi historia, el post de hoy se centra en el liderazgo. ¿te apetece seguir leyendo? ¿no?: algo te perderás, ¿sí?: sigue leyendo.

La cuestión es que el pasado 7 de noviembre asistí a una conferencia organizada por Deusto Alumni en el marco de los Encuentros NOW Bilbao. La conferencia la impartía el experto internacional en talento, deporte y liderazgo, Álvaro Merino. Personalmente, os adelanto que fue un tiempo muy bien invertido, y eso que la conferencia comenzaba a las 19:00 de la tarde después de una larga jornada. Pero, sinceramente, me apetecía mucho seguir aprendiendo sobre liderazgo y conocer los principios básicos que según el ponente nos permiten “activar el talento para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, a través de un recorrido atractivo y sugerente”.

La hora y media que duró la conferencia se me hizo corta: fue una manera distinta, atractiva y estimulante, de contar en qué consiste el liderazgo y, por ende, en cómo seguir activando nuestro talento.

Cuando escuchaba a Álvaro me vino a la cabeza esa primera beca y una de las reuniones que mantuvimos hace más de 25 años con los responsables de la Fundación Ryoichi Sasakawa. Y es que el objetivo de dichas becas, que se sigue manteniendo hoy en día es:

Formar estudiantes de postgrado en la Universidad con una alta capacitación para el futuro liderazgo en temas internacionales que transciendan las fronteras geopolíticas, religiosas, étnicas y culturales tanto en el sector público como en el privado y que participen activamente en favor de la paz y el bienestar de los seres humanos.

Recuerdo que en su momento me sentí halagada por la beca que estaba recibiendo, con mucha responsabilidad y muy reconocida por la entonces Vicerrectora de Relaciones Internacionales de la Universidad de Deusto Julia González.

Resulta que el liderazgo es no sólo una de esas 20 características de la P.E. que yo defiendo sino que es, como tal, parte muy significativa de lo que supone ser una P.E.:  14. Líder de personas, proyectos y experiencias con las que se implica y compromete.

Álvaro Merino utilizó a los All Blacks como ejemplo de liderazgo. Comparto con vosotros las principales ideas con las que yo me quedé, empezando por “la actitud” de cómo enfrentarnos al día a día y a los retos que se nos presentan, y lo hago a través del Haka actual:

Por cierto, la primera vez que se representó el Haka ka Mate fue en la temporada 1988/89, momento en los que yo empezaba mis estudios de Pedagogía (¿coincidencia?).

Retomemos esas ideas base del liderazgo, que Álvaro Merino entiende como:

La acción de regalar contextos de aprendizaje estimulantes e incómodos.

  • Los líderes crean líderes, no tienen seguidores, siendo el nivel más elevado de un líder su invisibilidad. Los líderes son maestros.
  • El liderazgo tiene que ver con:
    • Ser valientes, que no cómodos, y aprender a gestionar la incomodidad.
    • Ser generosos, hasta que duela.
    • Ser consciente de lo importante que es la asertividad y el aceptar sus consecuencias.
    • Tener disciplina.
    • Ser humilde, “coger la escoba y barrer”.

Nunca seas demasiado grande como para dejar de hacer las cosas pequeñas que se necesitan hacer.

  • Trabajar el pensamiento crítico (y auto-crítico).
  • Tener una actitud productiva continua.

Cuando sea necesario: Reduce para Crear, Elimina para Aumentar.

  • Renunciar a mi propio YO GANADOR para GANAR TODOS.
  • Lograr el talento colectivo, no individual, y empoderar.
  • Gestionar el equipo, que significa gestionar lo imperfecto.
  • Tener en cuenta a las personas y tratarlas bien (siendo a la vez exigentes).
  • Co-diseñar con todos los miembros del equipo para que se sientan protagonistas.
  • Ser consciente de que en ocasiones deberás dar un paso a un lado para que te pasen por la derecha.
  • Cambiar, buscar el “hueco” y cuando estés en lo más alto de “tu juego”, entonces cambiarlo.

Pero también:

  • Partir de un propósito, un motivo, un vínculo, un para qué.
  • Sentirse parte de algo.
  • Entrenarse para ganar, pero practicando bajo presión, porque somos lo que entrenamos.

NUNCA olvidarse de que:

  • La primera clave del liderazgo es el autocuidado y la generosidad con uno mismo.
  • El acierto es una palanca de aprendizaje.
  • El error es una estupenda oportunidad para aprender, si es que así lo quieres.
  • Los valores se transmiten a través de comportamientos observables.

Espero que estas ideas os ayuden a entender el liderazgo un poco más.

Hasta dentro de unas semanas.

Disfrutad de cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *