Yo soy la número 243

En septiembre de 2016, 17 mentoras, 11 centros educativos y alrededor de 200 niñas se embarcaron en un proyecto pionero en Euskadi, un proyecto de esos que se diseñan en una servilleta de papel y que encierran valores e ideas fundamentales. Hoy, os traigo una iniciativa emprendedora del ámbito educativo, que nace en el seno de la Universidad de Deusto, de la mano de Andoni Eguiluz y Lorena Fernández, profesor-investigador y Directora de Identidad Digital de la Universidad de Deusto respectivamente.

¿Sabéis a qué proyecto me refiero? OS doy una pista: tomad aire.

El proyecto al que me refiero se denomina INSPIRA y está promovido por el equipo de investigación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto, Deusto LearningLab, dirigido por Mariluz Guenaga.

1 año después de lanzar el proyecto, sólo en su segunda edición, INSPIRA ya cuentan con:

Esta iniciativa se ha convertido en un proyecto referente cuya finalidad es la de fomentar las vocaciones científico-tecnológicas, sobre todo, entre las niñas en base a acciones de sensibilización y orientación. Los motivos que lo hacen especial son muy variados:

  • utiliza la técnica del mentoring grupal,
  • fomentan las STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas),
  • va dirigido a estudiantes de primaria, y
  • lo imparten 104 mujeres profesionales del mundo de la investigación, la ciencia y la tecnología que desarrollan su actividad profesional en diferentes ámbitos (académico, empresarial, investigación, gestión, etc.) y que de manera voluntaria asumen el papel de mentoras.

Entre los objetivos del proyecto están que las niñas, con ayuda de sus mentoras:

  • disipen dudas y objeciones sobre las profesiones en ciencia y tecnología,
  • descubran las profesiones STEAM,
  • clarifiquen sus motivaciones, y
  • afiancen su autoestima.

Todo ello con la idea de que en un futuro no muy lejano, y si así lo desean, puedan iniciar el camino profesional en estudios relacionados con la ciencia y tecnologías. Porque como me comentaba hace unos días Mª Luz Guenaga:

“Lo que queremos es que elijan con libertad lo que quieran hacer”

Y es que desde INSPIRA se quiere dejar más que claro que el hecho de que menos mujeres que hombres elijan una profesión tecnológica, menos trabajen en el mundo científico/técnico, más lleguen a puestos de menor importancia y perciban salarios inferiores en puestos de igual relevancia NO se debe a un menor gusto, a una menor capacitación, a una inferior vocación, o a un inferior desempeño, SINO que:

Son los factores sociales, culturales y educativos los que empoderan, reconocen e incentivan menos a las mujeres que a los hombres. Son los estereotipos, procesos de socialización, roles de género, machismos ocultos con los que construimos la educación y la sociedad los que hacen creer que las mujeres son menos capaces y los que provocan que las mujeres sean menos valoradas, social y económicamente.

Y CONTRA ESTO ES CONTRA LO QUE DEBEMOS LUCHAR. ¡¡¡YA!!!

INSPIRA ya cuenta con la colaboración de Innobasque y Elhuyar Fundazioa y la financiación de las tres diputaciones forales: BizkaiaGipuzkoa y Álava además de BBK. Y no sólo eso, desde que hace unos meses el equipo lanzara el Manifiesto INSPIRA, son ya 265 personas y organizaciones (quizá más en el momento de escribir este post), las que lo hemos firmado. Con la firma nos hemos comprometido a trabajar activamente por la igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito científico-tecnológico y a abrir espacios a niñas y mujeres en ciencia y tecnología a través de, al menos, 7 líneas de acción:

  1. Reflexionar y revisar la falsa creencia de que ya hay igualdad.
  2. Reconocer públicamente que mujeres y hombres tenemos las mismas capacidades, derechos y responsabilidades, y merecemos por tanto el mismo reconocimiento.
  3. Dar a conocer las consecuencias de la falta de igualdad existente, y trabajar para concienciar a la sociedad de la necesidad de acciones positivas para evitarlas, promoviendo un sistema científico-tecnológico responsable y diverso.
  4. Visibilizar a las mujeres científicas y tecnólogas históricas y actuales, poniendo en valor su trabajo y construyendo nuevos referentes.
  5. Revertir los estereotipos sociales, desmitificando las creencias sobre los roles de género; facilitando información sobre las carreras científicas y tecnológicas; y dando a conocer el amplio abanico de posibilidades profesionales de las STEAM.
  6. Favorecer un contexto social y educativo en el que las niñas se vean animadas, capaces y reconocidas para que puedan elegir su futuro sin condicionamientos.
  7. Contribuir al empoderamiento de las mujeres.

Yo soy la firmante número 243 y sí, me hubiera gustado estar más arriba de la lista, y tú, ¿qué número eres?

Esta semana te animo a firmar el Manifiesto INSPIRA y a actuar en consecuencia.

¿Te animarás a decirme cuál es tu número?

Gracias, en cualquier caso, por leer este post y apostar por el emprendimiento en cualquier de sus facetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *