Culpa de Billy Elliot

“No sé…Me siento muy bien. Al principio estoy agarrotado, pero cuando empiezo a moverme lo olvido todo y…es como si desapareciera y todo mi cuerpo cambiara. Como si tuviera fuego dentro y me veo volando, como un pájaro”.

Billy Elliot

Cada día estoy más convencida de que mi forma de trabajar tan estructurada y programada cumple esa característica de flexibilidad que en más de una ocasión explico a mis alumnos. Y es que esta semana, la frase de Billy Elliot me ha hecho pensar en la manera en que las P.E. hemos de trabajar. Tendré que volver a atrasar una semana la presentación de unas emprendedoras que, os aseguro, merecen la pena.

No sé si alguna vez habéis oído hablar sobre Billy Elliot (protagonista de un musical de gran éxito). Billy es un niño de 11 años que viven en el condado de Durham (Inglaterra) y cuya pasión por el baile es tan grande que, a espaldas de su familia, hace todo lo posible por convertirse en bailarín de ballet profesional (nada que ver con el boxeador que sus padres esperaran que fuera).

Billy es, para muchos, un símbolo de la lucha contra los prejuicios y las creencias limitantes no sólo de los demás hacia uno mismo, sino los que cada uno tenemos sobre nosotros mismos.

En el caso concreto de Billy Elliot, es cuando empieza a moverse cuando afloran en todo su esplendor sus ganas de vivir, alegría, esperanza y fuerza. Ello le permite, poco a poco, encontrar su lugar más allá de lo “predestinado”, de los clichés, de los “convencionalismos” y de los prejuicios que tanto daño nos hacen y que impiden a muchas personas lograr sus sueños.

Y a ti, como persona emprendedora que eres:

  • ¿Cuántas veces te ha pasado que las ideas y opiniones de los demás hacia lo que TÚ quieres hacer hayan hecho que cejes en TU EMPEÑO y te dediques a AQUELLO que REALMENTE MERECE LA PENA (según la opinión de los demás)?
  • ¿Por qué en muchas ocasiones son más fuertes las creencias de los demás que las tuyas?
  • ¿Te has parado a pensar sobre quién es la persona que ha de dedicarse a hacer realidad tus sueños?, ¿eres tú o es otra? Todo dependerá de tu respuesta.

A veces, sobre todo, en esas ocasiones en las que, como muchas otras personas, nos sentimos sin fuerza, ganas o ilusión, solemos pensar que lo que estamos haciendo no merece la pena, que tanto esfuerzo no lleva a nada. ¿Y nuestros sueños? ¿dónde quedan en ese momento?

Yo creo que cada paso que damos debe estar enfocado a algo a lograr (EL SUEÑO) y que ese algo debe estar dirigido por LA PASIÓN, que es lo que nos hace movernos, lo que hace que todo lo que hagamos se llene de sentido. Porque sin pasión, fuerza, perseverancia, lucha diaria y apoyo, claro que sí, apoyo entendido como creencia en uno mismo y apoyo de las personas que nos rodean, el camino a recorrer será más llevadero, menos difícil, ¿no creéis?

Dejadme que acabe esta reflexión de hoy con otra frase, en este caso de la película En busca de la felicidad:

“Nunca dejes que te digan que no puedes hacer algo. Tampoco yo. Si tienes un sueño tienes que perseguirlo. Las personas que no llegan muy lejos te dicen que tú serás como ellos. Si quieres algo ve a por ello y punto”.

Si crees en ello y apuestas por ello, LUCHA por ello y TRABAJA por ello cada día, porque estoy segura de que, al final, si tú crees que merece la pena y haces por avanzar, ¿por qué no va a ser así?

Os deseo unos días estupendos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *