Con I, de Ingeniero, E, de Emprendedor y Á, de Álvaro

phoneHoy os quiero presentar a una persona que conozco desde hace ya algunos años y que, sin duda, posee ese espíritu emprendedor que hace de él una persona que, si bien siempre está dispuesto a lo que le echen y a hacer por los demás, también es cierto que han sido muchas las ocasiones en las que le ha tocado que cambiar de rumbo en su vida (profesional, sobre todo) aún sin haberlo planificado, y eso que ¡es ingeniero!

Cuando hace ya unos meses os preguntaba si conocíais a alguna P.E. de la que quisiérais que hablara, hubo algunas personas que me la recomendaron.. ¿queréis saber de quién se trata? Sólo tenéis que seguir leyendo.

Máster (M.SC) en Data Communication Network and Distributed Systems por la University College of London (UCL) e Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad del País Vasco, siempre ha estado orgulloso no sólo de haber realizado sus estudios en “La Escuela”, sino de tener el grupo de compañeros que tuvo (y que aún sigue manteniendo) a lo largo de los 6 años que “disfrutó” con ellos. Y eso, os aseguro, es un gustazo.

Hoy en día, Álvaro Ubierna, nuestro protagonista, es el decano territorial del País Vasco del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT), cargó que asumió en el 2011 y por el que trabaja con toda la ilusión de un principiante, aunque para ello tenga que dedicar muchas horas de luz y alguna que otra más de oscuridad. Tras pasar por empresas de la talla de BBVA, IDOM o Landata, y tras algunos años de incertidumbres, él se define como freelance, pero detrás de ello hay una persona con unas características y unas competencias que merece la pena considerar. Y, os aseguro que hoy no os voy a contar las obras que están a sus espaldas… para eso, podéis contactar con él cuando queráis (alvaro@ubierna.es).

AlvaroDe lo que os voy a hablar es de lo que hay detrás de ese orgulloso ingeniero. Y es que mientras preparaba hoy un curso sobre las personas emprendedoras y releía las características de éstas, me daba cuenta de que Álvaro es no sólo freelance sino una persona que reúne las características básicas y no sólo básicas de un emprendedor: es creativo, innovador, con muchas ideas y propuestas que ofrecer, con un alto nivel de motivación, proactivo, consciente de sus capacidades y de lo que tiene que hacer para conseguir las que no tiene, con confianza en sí mismo, dispuesto a aceptar desafíos, retos, y arriesgarse, luchador, trabajador incansable, líder y buen negociador y comunicador, con espíritu aventurero, valiente, buen trabajador en equipo y en red pero también capaz de trabajar de modo autónomo e independiente, con capacidad para resolver problemas (y hacerlo), que aprende de sus errores – no de sus fracasos-, observador, curioso y, que ha demostrado en más de una ocasión, que es capaz de vivir con cierta incertidumbre pero siempre mirando hacia adelante con una gran dosis de optimismo, responsabilidad y positivo (aunque como a algunas personas la vida le haya dado algún que otro “palo”). Personalmente admiro de él su “sentido realista” (siempre con los pies en la tierra), su capacidad para afrontar los malos “rollos” y los malos tragos, y concretamente su resiliencia (esa capacidad de la que tanto se habla hoy en día), su capacidad de decisión, su disponibilidad hacia los demás, su concepto de amistad, sus ganas de ayudar, su forma de trabajar, su profesionalidad y buen hacer, y la capacidad que ha demostrado (y lo que aún le queda) por ir haciéndose un hueco en este mundo, aunque para ello haya tenido que reciclarse y seguir formándose año tras año, por otra parte, como es lógico.

Aprovecho la ocasión para compartir con todos/as vosotros/as un vídeo sobre lo que es la resiliencia, just in case…a mi me parece magnífico.

Y es que Álvaro no sólo se dedica a ser ingeniero (de sistemas, consultor, gerente…), eso no ha sido nunca suficiente para él, porque la vida es mucho más que eso, aunque sean muchas las horas que como freelance tiene que dedicar para que su “negocio” siga adelante. Álvaro es ante todo padre de 3 hijos de 16, 14 y 10 años, edades no muy fáciles para “lidiar”; hermano e hijo dispuesto a ayudar; orgulloso marido de quién escribe estas líneas y a la que aguanta día tras día- sí, sí, no me importa admitirlo, bueno digamos que nos aguantamos -, y cuñado de unos y unas cuantas… y con quienes sus dotes de conciliador le han venido muy bien en más de una ocasión. Pero, en fin, que como os decía, ser ingeniero es una faceta de su vida, tambiénes un lector empedernido y está involucrado en eventos como la FLL o con la Fundación WOP, en la que toda la familia colaboramos como voluntarios siempre que podemos.. de eso podemos estar orgullosos, Álvaro.

Ahora, por si tenía poco, su nuevo reto es ser mentor de MetCommunity. Que os voy a decir yo, pues que me parece genial. Al fin y al cabo se trata de ponernos a disposición de los demás, porque, ¿qué hay mejor que poder ayudar a los demás?

IMG_20151212_104000¿Qué más podría deciros?, pues alguna que otra cosa más, pero ya me metería en la parte más personal y emocional, pero eso, con vuestro permiso, lo dejo para mí y para los más allegados. Sólo espero que, tras leer estas líneas, y si os apetece, me deis vuestra opinión sobre si consideráis a Álvaro una P.E. o no, y que al menos su ejemplo nos sirva para aprender un poquito más qué nos hace falta para ser mejores personas emprendedoras.

 

A tí, Álvaro, gracias por ser como eres, pero, sobre todo, por hacer de cada día un día que merece la pena vivirlo. Hoy, era tu turno, por fin.

A los/as que me leéis, disfrutad de cada minuto del día. Hoy es el día.

8 comentarios en “Con I, de Ingeniero, E, de Emprendedor y Á, de Álvaro

  1. Aran, buff, qué decir …
    … no sé …
    … bueno si, que gran parte de esto es porque tú estás ahí, a mi lado. Bss.

  2. Conozco a Álvaro un poco y desde luego Arantza ya te ha costado!
    Este hombre es todo lo que has dicho y también lo que te has callado que a buen seguro es más. Seguid así, compartiendo preciosos momentos con tod@s nosotr@s.

  3. Alvaro y yo hemos sido amigos desde pequeños y a pesar de muchos años sin vernos y de algunos infortunios esa amistad se ha robustecido y se ha hecho mas honda. Quien encuentra a un verdadero amigo, encuentra un tesoro. Gracias Arantza por decirlo con tan bellas palabras. Eres muy afortunada de tenerlo como fiel compañero de camino.
    Guillermo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *